¿TIENES PERFIL DE GERENTE?

La palabra gerencia viene del latín gerens- que lleva y entis- ser. Por lo tanto, la gerencia es llevar a cabo, conducir, dirigir. Desde sus inicios, el término ha estado estrechamente relacionado con la estrategia, y aunque antes solo se ligaba al ámbito militar para la consecución objetivos, poco a poco se fue introduciendo en la administración.

En la actualidad, el codiciado cargo de gerente tiene la función de planear, organizar, controlar, coordinar, dirigir y administrar recursos, tanto humanos como económicos dentro de una organización, para así poder cumplir con los objetivos de la misma.  Sin embargo, al estar en medio de una época de incertidumbre a nivel comercial, los gerentes ya no solo deben tener amplios conocimientos teóricos, sino que necesitan reorientar sus esfuerzos siguiendo una planeación estratégica que logre combatir las crisis del entorno. Jorge Iván Gómez,  experto en temas de estrategia, gobierno corporativo y dirección general, y profesor del Área de Política de Empresa de INALDE Business School, afirma que:

“El camino de aprender a gobernar, más que un proceso teórico, es un asunto práctico que requiere asumir de manera permanente tres actividades fundamentales en el crecimiento directivo: trabajar en sí mismo (su autoevaluación), gestionar sus redes (sus relaciones) y desarrollar las personas (su legado).” (2017)

Así que, si tienes entre tus planes convertirte en gerente, o actualmente lo eres, te dejamos las claves o requisitos que necesitas para asumir el cargo:

 

·Tomar decisiones: es fundamental que pienses  en el impacto de las decisiones que tomes, y seas capaz de resolver los conflictos que se presenten en la organización.En los 10 requisitos para ser un buen gerente de Bill Gates, se afirma que es clave ser riguroso a la hora de decidir a quién contratar y estar dispuesto a despedir cuando sea necesario porque se debe velar por tener un buen equipo de trabajo (1997).

·Ser íntegro: al representar a la empresa, es fundamental que seas transparente y confiable, un ejemplo de valores en la organización.

·Tener disciplina: es importante que te comprometas y seas responsable con todas las tareas orientadas a conseguir la visión de la empresa. Además de que seas autocrítico y te esfuerces por transformar tus debilidades en fortalezas cada día, priorizando tareas.

·Generar experiencias: Siguiendo los principios del marketing 3.0, ya no debes enfocarte únicamente en el producto o servicio que prestas, sino en generar experiencias en el público. Es decir, estar orientado al servicio, tener responsabilidad social, prestar una óptima atención a los clientes y fidelizarlos.

·Delegar: no tienes que hacerlo todo, aprende a delegar funciones para hacer tu trabajo con mayor eficiencia. Además, al delegar le permites a tus empleados crecer laboralmente.

·Pensamiento estratégico: debes tener los objetivos claros y analizar el entorno para implementar tácticas, coordinar tiempo, dinero y personal.

Los gerentes deben estar pendientes de lo que sucede en el sector, las iniciativas que tienen las otras empresas y las necesidades o problemáticas del entorno, para así prever el futuro, sostiene Gary Hammel, profesor de Gerencia Estratégica y Management Internacional en la London Business School.

·Ser líder: tienes que ser capaz de dirigir y motivar el trabajo en equipo, teniendo siempre en mente la visión de la organización. No es solo mandar sino mantener una comunicación continua con el personal para conocer sus aspiraciones, fortalezas y debilidades.

·Mantener una actitud optimista: ser positivo te permitirá ser resiliente porque verás los problemas de forma objetiva, sin deprimirte ante estos y te hará motivarte para solucionarlos.

·Experiencia: no es esencial que te hayas desempeñado antes en el cargo de gerente, pero sí debes tener varios años de experiencia en el sector.

·Estar dispuesto al cambio: necesitas salir de tu zona de confort, aprovechar las tendencias y ver los cambios como oportunidades ¡Arriésgate a innovar!

·Capacidad de negociación: Simon Horton, profesor del Imperial College de Londres, la explica al hacer una serie de preguntas: 

“¿Qué hizo hoy en la oficina? ¿Conoció a algún cliente? Habló con su jefe acerca del presupuesto del año que viene? ¿Contrató a alguien? ¿Organizó los días laborables del calendario? ¿Le pidió a su colaborador si le cediera uno de los miembros de su equipo para un proyecto corto?”, entonces su día se basó en negociaciones, afirma el experto.”                                                 

     La habilidad de pactar con proveedores, empleados y clientes ya no debe enfocarse en sacarle provecho a los demás, sino en el gana-gana de ambas partes.

·Habilidades interpersonales, relaciones y networking: mantener una buena comunicación con los grupos de interés, te permitirá posicionar mejor a la empresa, conseguir colaboraciones y contratos.

·Conocimientos legales: a pesar de que tu compañía no sea un buffet de abogados, es necesario que conozcas tanto la legislación del sector en el que te desempeñas, como las laborales, tributarias y civiles.

 

Después de haber leído todas estas características, puedes hacerte la pregunta: ¿Me ajusto al perfil de gerente? Si es así, debes tener claro que, no necesariamente cumplir con todos los numerales garantiza tu éxito como gerente, lo que realmente importa es que demuestres resultados a los socios o directivos de la compañía. 

Tarjeta de visita de fotografía creado por Creativeart - Freepik.com