CÓMO MANEJAR LAS INTERRUPCIONES DE SUS COMPAÑEROS DE TRABAJO

De acuerdo con el artículo “The Management Tip of the Day” de la Dra. Francesca Gino, publicado en Harvard Business Review, y en gratitud hacia los compañeros de trabajo y amigos que gentilmente me dijeron de mi repetida costumbre de interrumpir sus conversaciones, considero importante compartir esta temática que espero aporte a mi cambio y sea útil para otras personas en su ambiente tanto personal como laboral.

¿Le es familiar que en su trabajo o en su vida alguien le interrumpa constantemente la conversación o no le deje terminar la exposición de sus ideas? 

Esto se puede dar por:

  • Mostrar su dominio.
  • Exigir que siempre se presente datos exactos.
  • No ser buen escucha.
  • No tener el tiempo suficiente para escuchar toda una historia.
  • Su idiosincrasia o procedencia.
  • El cargo o posición que ocupa.

¿Qué efecto causa?

  • Molestia al considerar que sus ideas no son tenidas en cuenta.
  • Deteriora las relaciones por considerar este comportamiento como falta de respeto
  • Poca participación de algunos miembros del equipo al considerar que sus ideas siempre van a ser cuestionadas.
  • Sentimiento de que no se le da el interés o la importancia suficiente a sus ideas.
  • No permite que todos los miembros de un equipo aporten ideas a la solución de una problemática.
  • No permite aprender más de los miembros del equipo, lo cual afecta el rendimiento del grupo.

¿Qué estrategias pueden ser exitosas para controlar al que interrumpe constantemente?

1. Anticiparse al interruptor: este tipo de presentación previa puede detener al interruptor antes que comience a hablar.

  • Cuando lo interrumpa, solicitarle que le permita terminar la idea o lo que está diciendo.
  • Antes de empezar a hablar, solicitar el no ser interrumpido o aclarar en qué momento está bien realizar aclaraciones o sugerencias.
  • Solicitar paciencia para dejarlo terminar la historia que va a contar.

2. Mantener una conversación privada constructiva: es probable que el hacerlo en privado cause un efecto en su comportamiento.

  • Explicarle en privado su tendencia a interrumpir.
  • Explicarle lo que ha observado, por cuánto tiempo y el efecto que causa.
  • Contarle como se ha sentido cuando lo interrumpe,

3. Reunir al grupo:  para no señalar puntualmente al interruptor, se puede discutir en el equipo el cómo mejorar la comunicación y para ello se puede:

  • Mencionar qué aspectos de la comunicación del grupo son positivos
  • Discutir qué aspectos de la comunicación se pueden mejorar y en este punto hablar del tema de las interrupciones en la comunicación y lo que esto genera.
  • Establecer unas reglas de comunicación efectiva en el equipo.

El concienciarse de las interrupciones y del efecto que causan, puede evitar que se generen en el futuro nuevamente y conllevar a una mejor comunicación.

 

Luisa Fernanda Castro Gómez

Gerente Gestión Competitiva S.A.S.