HAGA DE LA MÚSICA SU MEJOR ALIADA

Cada vez es más común que la música forme parte de nuestras actividades, haciéndolas más amenas y mejorando, para algunos, nuestra productividad. Sin embargo, se ha comprobado que escuchar música, no sólo puede servirnos de distracción, y para reducir el ruido ambiente, sino que además puede traernos innumerables beneficios físicos, emocionales y psicológicos, debido a que activa en nuestro cerebro la producción de dopamina, relacionada con el humor, el sueño, la atención y la memoria. Basta con escoger el género de música y ritmo que se ajuste a cada gusto y necesidad.

Al hacer actividad física, se recomienda escuchar ritmos rápidos porque activan y aceleran la respiración. Según un estudio del Departamento de musicología de la Universidad Ghent, en Bélgica, el género musical influye en el ritmo del movimiento. Las melodías constantes como el techno y el pop, actúan como estimulantes al potenciar nuestra energía. También el rock clásico y el hip-hop pueden motivarnos. Daniel J. Levitin, neurocientífico y actual director del Laboratory for Music Perception, Cognition and Expertise de la Universidad McGill, en Canadá, recomienda oír “I Feel Good” de James Brown, para aumentar el rendimiento.

Si realiza actividades manuales y cree que la música puede distraerlo, debe saber que estos procesos no compiten entre sí a nivel cerebral. Incluso algunos cirujanos escuchan música clásica durante los procedimientos quirúrgicos.

Por otra parte, los ritmos lentos actúan como tranquilizantes y son perfectos para situaciones de concentración o de relajación. Para estas situaciones, lo mejor es optar por canciones sin letra y con melodía constante como la música instrumental, ambiental o la música clásica.

 

A continuación, le presentamos la música recomendable de acuerdo con cada necesidad basada en una investigación  de la compañía de insumos electrónicos, Sonos the Wireless Hi-Fi System:

Para resolver operaciones lógicas o matemáticas se recomienda la música de Johann Sebastian Bach. La música clásica, además facilita tareas gramaticales y/o verbales, haciendo más fácil aprender un idioma. Por otro lado, la música ambiental puede contribuir a la concentración y a la resolución de problemas.

Si busca ser creativo, no necesita privarse de su música favorita, pero también puede optar por música clásica, jazz, lounge o música ambiental. El psicólogo búlgaro, Georgi Lozanov, afirmó que el “Canon” de Pachelbel es ideal para conciliar el sueño o buscar innovación, debido que, el ritmo lento de la melodía puede elevar los niveles de percepción e imaginación.

Si busca mejorar su estado de ánimo, escuchar blues puede ayudarlo, porque estimula el sistema límbico y le produce al cerebro una sensación de placer. Para comenzar el día con el pie derecho, se aconseja escuchar o “Wake me up” de Avicii o con música de Coldplay. Las “Cuatro estaciones” de Vivaldi sirven para combatir la ansiedad; el “Sueño de Amor” de Listz y la “Serenata” de Schubert ayudan a reducir el dolor de cabeza

Aunque, si la música suele distraerlo y requiere de concentración, otra opción es escuchar sonidos binaurales. Esta técnica auditiva estimulante, se compone de ondas: alfa, beta, theta y delta, cuyas frecuencias inciden directamente en las ondas cerebrales, alterando su funcionamiento. Se dice que las ondas alfa aumentan la capacidad de memoria y el estado de ánimo; las ondas beta influyen en la concentración, procesamiento de información y resolución de conflictos; las ondas theta activan la creatividad y proporcionan tranquilidad, a las ondas delta contribuyen a conciliar el sueño.


Recuerde que oír música en su día a día, puede afectarlo positiva o negativamente si no lo hace con moderación. Además, es importante que escoja música que no sea totalmente contraria a sus emociones, y si lo hace, impleméntela de forma gradual, porque en vez de mejorar su humor o estado emocional, podría irritarlo o ponerlo de mal humor.

  • En YouTube puede encontrar canciones con fines específicos. Le dejamos una lista de reproducción con la música mencionada anteriormente, para que pruebe si puede mejorar su vida con música.
  • Brain.fm y Focusatwill recopilan música para concentración mental de acuerdo al ritmo que maneja, y en páginas como Jukedeck y Musopen.org puede escuchar música clásica o ambiental online, sin necesidad de abrir una cuenta.  
  • Por otra parte, puede descargar aplicaciones como Deezer o Spotify, que ofrecen repertorios especiales para cada estado de ánimo o necesidad.